Hiroshima, 6 de agosto de 1945

Bombardeo de Hiroshima

Hoy se cumplen 75 años del primer lanzamiento de una bomba nuclear sobre la población. La mañana del 6 de agosto de 1945 la superfortaleza volante “Enola Gay” sobrevoló la ciudad japonesa de Hiroshima y lanzó una única bomba. Se dice que comenzó la era nuclear.

Cada año, cuando llega este día se analizan las razones, acortar la guerra y, por lo tanto el número de víctimas de un avance terrestre hacia Japón. Hay otras cuestiones. Un aviso a navegantes para una guerra fría en ciernes. El caso es que quién pagó la causa fue la población japonesa de esa ciudad ajena en ese momento a ser cualquier objetivo militar. Lo cual lleva a proponer otra hipótesis teniendo en cuenta que Nagasaki fue arrasada tres días después. Hipótesis no demostrada pero presente y es la de la deshumanización del conflicto de manera total y descarnada anunciado lo que podría ser otro en un futuro. No se trata de conspiranoia, bastante hay ya sino de analizar todas las variables que un hecho como aquel desata sin buscar una conjetura única y cierta.

El 6 de agosto desapareció un mundo agonizante antes de la guerra y apareció otro. Los imperios en territorio europeo habían comenzado a desaparecer en 1914 y a partir de 1945 se consumaría con la del británico y el francés y todas los demás coloniales. Tres sistemas había en 1939, en 1945 sólo quedaban dos abanderados por dos superpotencias que hicieron del arsenal nuclear su arma de disuasión. El equilibrio se convirtió en la palabra que marcaría las relaciones internacionales y la vida de los seres humanos a partir de ese momento. No se podía repetir el fracaso de 1918, no podía haber un nuevo paréntesis prebélico y los resultados fueron una Europa que abogó por la unidad frente a años de enfrentamiento, buscando su espaciio entre USA, URSS y una China que comenzaba a emerger en oriente pero que aún se vislumbraba muy lejana.

La bomba es un hecho capital en la historia contemporánea, su estruendo y su luz alumbraron un nuevo comienzo igual que hizo el más modesto disparo de Sarajevo el 28 de junio de 1914. La historia nos cuenta sus consecuencias. Los comienzos anuncian que algo va a suceder, la previsión es una, la realidad, muchas veces, otra ¿Pensaba Hitler al visitar París en 1940 que acabaría pegándose un tiro en la cancillería de Berlín en 1945? ¿Tenía Harry Truman pensadas todas las consecuencias de la orden de lanzar sobre Hiroshima?

Hoy a la hora en que cayó la bomba, como cada año, habrá una ceremonia pacifista en Hiroshima. Se reclamará el fin de las guerras y la barbarie. Loables peticiones que no por no cumplirse han de dejar de hacerse. El mundo sigue, la vida sigue y la historia seguirá analizando las cusas y consecuencias de decisiones y actos. Hiroshima y Nagasaki siguen ahí.

Publicado por luismi

Historiador, educador y novelista

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: