Julio, mes revolucionario

El 4 y el 14 de julio, dos fechas para la historia celebradas por dos de las grandes potencias mundiales, Estados Unidos y Francia. El 4 de julio de 1776 se aprobaba la declaración de independencia y el 14 de julio comenzaba la revolución francesa de 1789. El inicio de dos procesos que han marcado y, de hecho, señalan el inicio de la etapa contemporánea. Pero ¿son equiparables? ¿Tuvieron la misma influencia?

Ambas por su naturaleza implican el ascenso al poder de las burguesías que se extenderá a lo largo del siglo XIX en los ciclos revolucionarios de 1820, 1830 y 1848, las unificaciones alemana e italiana y en los episodios locales que podamos añadir, como el caso de España del cual hablaré en un próximo artículo.

¿Son comparables la llamada revolución americana y la revolución francesa? Personalmente creo que no, a pesar de algunas coincidencias, pero tanto por su naturaleza como por su desarrollo considero que son diferentes.

En primer lugar hablaremos de la americana ¿revolución o guerra colonial? o, incluso ¿guerra civil entre británicos? El origen hay que buscarlo en la guerra de los siete años contra Francia y el conflictivo tema de los impuestos así como la falta de representación parlamentaria, para poder discutir sobre esas cargas fundamentalmente. Después el tema de los monopolios como el del té que provoca el motín de Bostón de 1773. El hecho de que el régimen británico, a pesar de la no participación, era parlamentario. Y, por último el grupo de los líderes, la gran mayoría propietarios y muy formados intelectualmente en la ideas liberales de, por ejemplo John Locke, otro británico. Por lo tanto el rastreo nos puede llevar a la conclusión de la doble motivación, económica y liberal, muy vinculada, por otra parte, a lo económico (la propiedad privada forma parte del derecho natural) ¿Se trata de una revolución? Si miramos el hecho y aceptamos que nació un estado nuevo, republicano y en cuyos documentos se plasma el ideal liberal, sí. De hecho tenían un continente por delante para hacer cosas nuevas. ¿Socialmente? No. Es la sustitución de la clase dirigente británica por la colonial, tan británica en usos, costumbres y cultura como la de las islas, recordemos la clase dirigente del sur, mimética de la nobleza inglesa.

Vamos a Francia. En primer lugar, posterior al proceso estadounidense y con una diferencia, estamos frente a la estructura del Antiguo Régimen en su acepción más ortodoxa, Una sociedad estamental con unas grandes bolsas de miseria en un país arruinado por años de despilfarro (como la ayuda francesa a las colonias americanas) y en la que el hambre se ha convertido en parte del paisaje. Hay un origen en el tema de los impuestos, como en América, pero son aquí los nobles los que se niegan a pagar en defensa de sus privilegios desencadenando el proceso revolucionario al convocar después de 300 años los Estados Generales (las cortes francesas) y aprovechando el voto estamental (Nobleza e Iglesia votaban juntos mientras el pueblo, el tercer estado sólo tenía un voto) Al plantearse por parte de los representantes del tercer estado (proporcionalmente más) el voto individual, los otros dos airadamente abandonan el lugar cosa que se aprovecha para proclamarse Asamblea Nacional. Era el comienzo. Después el asalto a La Bastilla, la constitución, la llegada de los jacobinos, el terror, el golpe de Thermidor y finalmente Napoleón. Diez años de proceso que se iniciaron con una monarquía parlamentaria, desembocando en República y terminando en imperio.

¿Qué podemos señalar de este proceso? ¿Es una revolución? Sí, en la mayoría de aspectos. Se derrumba el antiguo régimen, los dirigentes forman parte fundamentalmente de la burguesía pero hay una participación fundamental de los sectores más populares y que tienen sus propios dirigentes. El papel de la mujer en la revolución. El desarrollo de un corpus legal nuevo. El origen fundamentalmente intelectual de los líderes, por ejemplo los jacobinos. La proclamación de los derechos del hombre (que no de la mujer)

Al margen de logros o fracasos ambas marcan la historia contemporánea porque comenzaron lo que iba a ser una ola imparable de transformaciones en el siglo XIX. La primera inició un camino que se ha mantenido estable, de hecho mantienen su primera y única Constitución a base de enmiendas y la segunda inició otro que se puede calificar como de autenticamente revolucionario porque los cambios se sucedieron a velocidad impensable transformando Europa. Y esta es otra de las cuestiones que producen discusiones, personalmente creo que la americana nunca pensó en exportarse, de hecho tuvo que resolver su problema interno de encaje en la Guerra de Secesión (1861-65) mientras que la francesa sí que es un modelo que tiene vocación de extenderse. Territorialmente los procesos de cambio europeos tienen más que ver con la francesa. Y, en el caso de las repúblicas sudamericanas, al margen de cuestiones particulares, el modelo político que siguen es el de la Constitución española de 1812 (La Pepa).

Por lo tanto, y es una opinión personal, “proceso de independencia americana” y “revolución francesa”.

Publicado por luismi

Historiador, educador y novelista

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: